Experiencia José Cuervo Express

Citlaly del Rosario Avila Zacarias 09/12/2020

La carretera internacional es la forma más utilizada para llegar al pueblo de Tequila, Jalisco. Es una forma convencional que siendo sinceros, ¿a quién no le gusta? Es un camino agradable en el cual vas escuchando música, platicando y riendo con tus amigos y/o familia. ¡A mí me encantaba! Lo consideraba mi mejor opción hasta que un día decidí probar algo diferente, ya saben, para cambiar de aires, probar cosas nuevas y demás. Ese “algo diferente” fue la experiencia José Cuervo Express, y si yo creía que viajar en carretera era lo mejor era porque evidentemente no conocía este viaje, ¿te lo cuento? ¡No dudo que te encantara tanto como a mí!

La experiencia comienza al subir al vagón (¡ah! Porque es un viaje en tren) y los meseros te reciben de forma tan calurosa que te sientes en casa, detalle que en lo personal me encanta. Continúa con un desayuno nada convencional, me dieron nada más y nada menos que una rica brocheta hecha con penca de agave, ¡mi comida tenia agave! En el recorrido además de probar comida nueva y única (porque solo la puedo encontrar en restaurantes de Grupo Gastronómico la Posta, según explicaron los guías) iba contemplando ese color tan característico que te anuncia tu llegada al paisaje agavero: el hermoso azul weber. Mientras mis ojos se llenaban de color y alegría por apreciar el Volcán de Tequila, las nubes, árboles y pueblos de paso, mis papilas gustativas y olfato saltaban de alegría pues estaba catando cada uno de los diferentes tequilas que hay, al tiempo mis oídos se sorprendían de escuchar la historia y elaboración del tequila, ¡era un juego total con todos mis sentidos! No me aburrí ni un instante.

Cuando llegamos a Tequila conocí la fabrica la Rojeña que es donde procesan la deliciosa y emblemática bebida de la cual termine enamorada. Después me dieron un tiempo libre para conocer el pueblo, ¡es tan bonito! Y la gente es tan agradable y hogareña que te sientes a tus anchas. Tenía hambre y seguí el consejo de mis guías, así que fui a Fonda Cholula donde probé una deliciosa margarita Verdano, hecha con 1800 sabor pepino, acompañado de un Filete José Cuervo, el cual me explicaron estaba hecho con jugo de agave. Siempre he creído que es bueno probar cosas típicas de los lugares nuevos a los que voy porque un viaje no es verdaderamente un viaje si no pruebas la gastronomía local.

En todo mi viaje disfrute, cante, reí, bebí, ¡incluso baile!  pero sobre todo seguí sintiéndome como en casa. Conocí a Tequila, el tequila, su corazón y su gente. ¿Verdad que es toda una experiencia? Claro, yo solo trato de transmitirte lo que sentí… Deberías intentarlo, quizá veas y disfrutes cosas que yo no vi, quizá a tu pareja, amigos o familia les encante.

¡Ven y vive nuevas cosas, ven y vive Tequila!

Deja una respuesta