Es tiempo de descansar con responsabilidad

Autor: Francisco Cerrillos Hernández | Dirección General CSA

Este verano, además de un descanso necesario, representa externar a nuestros seres queridos, amigos, familiares, vecinos que somos más responsables sobre el otro… ¡Sin duda es un gran reto!

Lo que antes era de las tareas más anheladas y buscadas por la pareja, hijos durante el año, ahora se ha convertido en una de las tareas más complejas: las vacaciones de verano representan mucho más ante esta pandemia. Antes de COVID (suelo bromear con amigos que ahora se usará el antes o después de la pandemia por todos los cambios que se nos exige y debemos acoplar) solíamos pensar en vacaciones con decisiones rápidas y binarias: ¿En casa o salir? ¿Playa o pueblo? ¿Familia o solos? ¿Presupuesto asignado? ¿Fechas?

Ahora, esta pandemia ha traído también sus estragos ante la decisión de donde disfrutar, pues adicional a las preguntas anteriores, debemos conciliar y ponderar con la pareja y la familia los riesgos que representa, y no estamos hablando de cualquier tipo de riesgo “menor” sino de aquellos en los que la vida misma esta en juego. Y no solo la tuya, sino la de tu familia…

Todas estas decisiones conllevan una manera de comunicarse mucho más profunda, principalmente en pareja, pues debemos respetar los temores y deseos más profundos en cada uno de nosotros, al mismo tiempo que dominamos y guardamos la distancia de respeto entre las ideas de uno y otro. Y esto rebasa muchas veces el común entendimiento. No se trata solo de decisiones binarias o racionales, sino del reto que representa comprender en tu pareja y en tu familia que la manera de asumir los riesgos es diferente en cada uno, y por ello, auténticamente respetable cada posición. Quizá lo que para ti represente un riesgo menor, tu pareja lo vea como un riesgo mayúsculo… una actividad de poco riesgo, sea apreciada como grave… y esta conciliación de ideas y emociones principalmente deberán estar enfocados en el otro, pues efectivamente, lo que cada uno piensa y cree, ya es un hecho. Preguntas cómo… ¿Qué tanto puedo ceder a mis sentimientos y temores? ¿Qué anhela más mi pareja, familia, hijo? ¿Cómo podemos disfrutar sin arriesgarnos tanto? Todas estas preguntas buscan que se respete el deseo del otro, sin resultados todos agraviados y pueden ser un excelente día para disfrutar este verano.

Me encanta la idea, y sé que no a muchos, que este fenómeno biológico viral nos está enseñando a ser más humanos y comprendernos mejor. Detrás de cada uno de nosotros tenemos un gran reto: conocernos, respetarnos, respetar a la familia y disfrutar. Detrás de este ejercicio creo que se logra una mayor madurez en nuestras vidas y, por tanto, lograremos disfrutar unas vacaciones como nunca se ha hecho.

Mientras cada familia generar este ejercicio reflexivo y una decisión siempre acertada y respetada en cada familia; los invitamos a disfrutar con todas sus precauciones y riesgos de nuestro bello Tequila, Jalisco. Considero que nuestro destino tiene opciones seguras y corresponsablemente preocupadas por tu salud, la salud de sus colaboradores, residentes y por aprender a disfrutar los placeres que tiene la vida y más en este verano…

No te pierdas la oportunidad de salir de estos periodos prolongados de aislamiento, de disfrutar el aire, el paisaje, a la familia… y estoy seguro que si se hace con una correcta (aunque difícil) comprensión y respeto, todos lo habrán disfrutado y quedará marcado como los mejores viajes que habrán hecho en su vida. Pues hay mucha más conciencia de lo que representa disfrutarlo.

Esto es lo mínimo que debes incentivar y ocuparte en prever ¡Y solo en 3 pasos!:

1.- Uso de cubre bocas en todo momento (no son recomendados los desechables por su corta durabilidad).
2.- Lavado de manos constante y correctamente
3.- Llevar consigo gel antibacterial

¡Excelente temporada de verano para todos!